Para las mujeres, realizar varias actividades en simultaneo, es algo que sucede de forma casi innata, como si de un reflejo se tratase. Pero lo cierto es que no es así. El responsable de que todo ello suceda, es el cerebro, que en el caso del sexo femenino, posee mejores conexiones y comunicaciones para realizar estas acciones.

Sin embargo, el cerebro también se agota, y merece un descanso. Y la gran mayoría de las veces, las mujeres y todas las personas en general, no hacemos caso a las señales que nos envía, sino cuando ya es demasiado tarde y nuestro cuerpo enferma.

Se debe recordad, que somos seres bio-psico sexuales que interactuamos en un entorno social, ¿Qué significa esto? Sencillamente, que somos un todo, funcionando como un sistema, en el cual, cuando uno de los elementos falla, el resto también se ve afectado.

Migrañas, ulceras, malestares estomacales, irritabilidad, depresión, estrés, dolores musculares, e incluso cáncer, son sólo algunas de las maneras que tiene el cuerpo para exteriorizar el cansancio y excesos a los cuales lo exponemos día a día. Por ello, es importante mantener un orden no sólo en el ritmo laboral sino también en relación al tiempo libre. Estas son algunas maneras, para lograrlo:

Trabaja en tus horas laborales

No estoy cayendo en redundancia. Es que por más lógico que pueda parecer, en ocasiones el tiempo destinado para llevar a cabo las actividades laborales, lo despilfarramos en otras acciones que no generan mayores beneficios. Y es que además, está comprobado que mayor cantidad de horas de trabajo no generan mayores rendimientos.

Por ejemplo, responde sinceramente, en un día normal de trabajo ¿cuántas veces chequeas el teléfono? Y ¿cuántas ocasiones accediste a las redes sociales personales, aunque sea para refrescar la página? Y más frecuentemente, ¿en cuántas oportunidades te levantaste de tu espacio de trabajo sólo para interactuar con compañeros respecto a temas ajenos al trabajo?

Con esto, no quiero decir, que te conviertas en la ermitaña de tu sitio de trabajo, sino que aprendas a valorar, respetar y optimizar tu tiempo, específicamente el dedicado al trabajo. Esto resultará, en que posteriormente, no te verás agobiado por el límite para la entrega de un informe o culminación de un proyecto. Ni mucho menos tendrás que llevar trabajo a casa, o dedicar fines de semana a visitar la oficina.

Planifica

Algo tan sencillo, como llevar una agenda te puede facilitar enormemente la vida. Tanto dentro como fuera del área de trabajo.

Respeta tu tiempo libre

Duerme más horas, visita familiares, sal de paseo con tu familia o amistades, dedica tiempo a tus hobbies y pasatiempos. En fin, en las horas fuera del trabajo, continua con tu vida, no sigas pensando en el trabajo atrasado ni te quedes pegada todo un día al tv. Sigue dinámica, pero esta vez realizando las actividades que sean placenteras para tu vida.

Y por favor, así como no dejas de trabajar porque deseas ir a preparar un pastel, tampoco hagas lo contrario. En tu tiempo libre, no dejes de hacer lo que te gusta por continuar trabajando.

Come saludable, has ejercicio

Este simple consejo, no sólo ayudará a mantener estable y en óptimas condiciones tu cuerpo, sino que también te mantendrá con más energía y activa de forma sana. Y tu sueño será reparador. Por cierto, procura cumplir con el mínimo de horas necesarias, para asegurar un descanso óptimo.

Comments are closed.

Post Navigation