Incluso cuando las mujeres rompen los techos de cristal a su alrededor, algunos hombres permanecen atrapados por un ideal patriarcal de hombría. El «Machismo» es un orgullo masculino fuerte o agresivo, a menudo asociado con el papel del hombre en una familia tradicional, heterosexual. Un nuevo estudio realizado por ViiV Healthcare y el Grupo TCC encuentra que para los hombres gay y bisexuales latinos/hispanos con VIH, ese machismo puede ser una amenaza para su identidad y sus vidas.

«Here As I Am» es una iniciativa de escucha con más de 760 hombres latinos/hispanos gay, bisexuales y trans afectados por el VIH que incluyó un mapeo de la comunidad y entrevistas con proveedores de atención médica en once ciudades de los Estados Unidos, incluyendo Puerto Rico. Casi la mitad – 46 por ciento – de los encuestados vivían con el VIH. Poco más de la mitad – 55 por ciento – fueron abiertos acerca de su sexualidad.

«El mayor desafío para los hombres en este estudio fue navegar la mezcla de respuestas familiares, sociales y políticas a sus múltiples identidades – como hijos y hermanos, como hombres gay, bi o trans, como hombres que viven con VIH y como hombres Latinx. En este incierto panorama, las redes familiares y los proveedores de gran confianza son especialmente importantes», según el estudio.

Se estima que 186,900 hombres hispanos/latinos homosexuales y bisexuales viven con VIH, según el estudio, y casi el 80 por ciento de los nuevos diagnósticos entre los hispanos/latinos en 2018 se encontraron en hombres homosexuales y bisexuales, 2 de cada 3 de los cuales tenían entre 13 y 34 años. En comparación, los hombres homosexuales y bisexuales adultos y adolescentes constituyeron el 70 por ciento de los nuevos diagnósticos de VIH entre la población general de Estados Unidos en 2017, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Varios encuestados informaron que sus familias los echaron de sus casas después de salir del clóset o que los declararon gays o bisexuales, dejándolos traumatizados y sin hogar. Para aquellos que tuvieron el apoyo de sus familias, la comunidad que los rodeaba llevaba su propio estigma contra la comunidad LGBTQ+.

«En nuestro segundo año haciendo nuestro evento de Orgullo, mi mamá decidió que quería ser voluntaria. La gente sabía que yo era gay, pero no sabían cómo se sentía mi madre al respecto. Hubo un cambio cultural que vi en mi red personal, la gente estaba de acuerdo en abrazar a sus hijos porque mi mamá estaba de acuerdo en abrazarme a mí», dijo uno de los encuestados.

Especialmente para los hombres, una buena relación con su proveedor, sobre todo si habla su idioma o comparte su sexualidad, es la clave para recibir atención médica.

«He tenido que dejar a mi médico porque no entendía el tipo de sexo que estaba teniendo», dijo otro encuestado.

Casi 1 de cada 5 hombres hispanos/latinos homosexuales y bisexuales recién diagnosticados fueron diagnosticados tardíamente, según el estudio, es decir, con VIH y SIDA simultáneamente. Los hispanos tienen los índices más altos de no asegurados de cualquier grupo racial o étnico en los Estados Unidos, según la Oficina del Censo, y los que lo hacen a menudo dependen de la cobertura del seguro médico público, que tiene su propio conjunto de obstáculos que superar.

«No tengo suficiente información, no sé a dónde ir, no hay ninguna organización o departamento que se centre en los inmigrantes latinos que no tienen seguro o dinero». La consulta privada es extremadamente costosa. No tengo suficiente dinero para pagar todos los servicios», dijo uno de los encuestados.

Otros encuestados dijeron que la política juega un papel importante en la búsqueda de atención médica, especialmente para aquellos que viven con miedo a la deportación. Para las personas afro-latinas LGBTQ+, su identidad negra está siendo atacada al mismo tiempo que su etnia, sexualidad y género.

Comments are closed.

Post Navigation