Un nuevo informe de los CDC muestra que las pruebas de enfermedades de transmisión sexual se desplomaron durante la pandemia, y la agencia de salud estima que decenas de miles de casos de gonorrea y clamidia y miles de casos de sífilis no han sido detectados como resultado.

Cómo llegamos aquí: Muchas clínicas de salud sexual cerraron sus puertas o recortaron sus servicios cuando el coronavirus comenzó a propagarse ampliamente en febrero. Los hospitales y los proveedores de atención primaria también detuvieron o restringieron la atención no urgente, y los departamentos de salud locales reasignaron a sus trabajadores de casos de ETS al esfuerzo de respuesta al coronavirus, limitando aún más las pruebas y el tratamiento.

Los CDC informan que en San Luis, casi el 30 por ciento de las clínicas de ETS y VIH cerraron cuando el estado implementó la orden de quedarse en casa, mientras que más del 60 por ciento redujo sus servicios. Al mismo tiempo, más del 40 por ciento de los sitios de distribución de condones de la región cerraron. Como resultado, el total de pruebas para la gonorrea y la clamidia se redujo en un 45 por ciento, alcanzando su punto más bajo en abril y recuperándose un poco entre entonces y junio, cuando se levantaron las órdenes de quedarse en casa.

Lo que sigue: Las pruebas de ETS podrían limitarse aún más en los próximos meses debido a la escasez de kits de pruebas y suministros de laboratorio exacerbada por la pandemia. Los CDC publicaron una guía a principios de este mes para los proveedores sobre cómo racionar las pruebas si es necesario y cómo priorizar a los pacientes de mayor riesgo, incluyendo mujeres embarazadas y hombres que tienen sexo con hombres.

Por qué es importante: Las tasas de ETS ya estaban en niveles récord en los EE.UU. antes de la pandemia. Mientras que la mayoría son curables con antibióticos si se detectan y se tratan a tiempo, pueden causar infertilidad e incluso pueden ser fatales si no se tratan. En general, la gente tenía menos parejas sexuales mientras que las órdenes de quedarse en casa estaban en vigor, pero los funcionarios de salud todavía temen que la reducción de las pruebas signifique mayores tasas de infección y más casos graves en el futuro.

Comments are closed.

Post Navigation